miércoles, 12 de noviembre de 2008

Lágrimas de ira

Era un soleada aunque gélida tarde de otoño. La vida se desarrollaba a su alrededor, todo se movía nada se paraba junto a su ventana. Los coches, máquinas colocadas por la velocidad, avanzaban de forma incansable frente a sus ojos. La gente cruzando la calle, nadie se para, cada uno pensando… Los monumentos, fuente de admiración de tantas generaciones a lo largo del tiempo, aunque inmóviles, parecen cobrar vida cuando el gélido aire arremete contra sus fachadas. Todo normal.
Ahí estaba él, mirando por aquel cristal, observando, pensando, tranquilo… no todo es tranquilidad en su mente, algo le hiere, algo le está doliendo. Ella no le comprende. Están lejos, pero unidos, siempre unidos por ese sentimiento.
Decide intentar arreglar lo que él mismo jodió tiempo atrás, coge un teléfono y llama. Espera escuchar su voz al otro lado del aparato. No hay suerte. Ella no está.
De nuevo se pone a mirar por la ventana, dirige su mirada al lugar en el que sabe que 70km más allá se encuentra ella.
Lo vuelve a intentar, pero de nuevo…
Al poco tiempo ella decide llamar, él ilusionado pero firme, coge el teléfono (sí es ella, por fin, que ganas tenía de hablar con ella, explicarle todo…): Sí? Responde…
Tras varios minutos en los que él intenta explicarse, ella sólo escucha…
Sus primeras palabras como es normal son de reproche, pero él no entiende por que son reprochadas sus palabras. Algo empieza a subir por su garganta, algo que no puede controlar en ese momento, algo que al final, sabe que va a reventar. Algo por lo cual ha estado pagando durante este tiempo. Sabe que va a volver, no lo quiere hacer, pero no sabe como remediarlo. De nuevo, vuelve su ira hablar por él, la ira de no ser entendido, la ira de ser reprochado, la ira de querer abrazar a la otra persona y no poder, la ira que cada vez que aparece le hace mucho daño a ella y bastante más a él. La ira que le ciega en los momentos más difíciles.
De nuevo, la misma situación él lo ha hecho, le ha hecho daño a ella. ADIÓS son sus últimas palabras y cuelga el teléfono.
Nadie le entiende, la quiere tanto… y tan poco a los ojos de ella. Él sufre sabe que ella está muy dolida, porque a tenido que volver a soportar su ira.
¿Por qué no podrá tirar su ira al vacío?
Y de nuevo, se queda, sólo, mirando por esa ventana hacia aquel lugar, una lágrima recorre su rostro. No puede hacer nada ya lo ha vuelto a hacer.Ha vuelto a joderle el día a ella. Se da asco a si mismo. Entre sus labios se oye algo así como: te amo…………………………………………………….

1 comentario:

Palma dijo...

Taken all I could take,
And I cannot wait.
We're wasting too much time
Being strong, holding on.
Can't let it bring us down.
My life with you means everything,
So I won't give up that easily.
Let's start over.
I'll try to do it right this time around.
It's not over.
'Cause a part of me is dead and in the ground.
This love is killing me,
But you're the only one.
It's not over.

[come what may, i will always love you...]